martes, 20 de noviembre de 2007

El nacionalismo miedoso, por Javier García

Aragón Liberal  21.11.2007. El nacionalismo miedoso, por Javier García


 

La propuesta expuesta con acierto por Mariano Rajoy en la Conferencia Política del Partido Popular, ha violentado al nacionalismo catalán. El Presidente Nacional del PP lo dijo alto y claro: 'Garantizaremos por ley el derecho a utilizar y a aprender el castellano en todas las etapas del sistema educativo en toda España'.


La propuesta expuesta con acierto por Mariano Rajoy en la Conferencia Política del Partido Popular, clausurada este domingo pasado, ha violentado al nacionalismo catalán. El Presidente Nacional del PP lo dijo alto y claro: 'Garantizaremos por ley el derecho a utilizar y a aprender el castellano en todas las etapas del sistema educativo en toda España'. Punto.


Es una propuesta lógica y razonable de un partido que tiene clara la idea de España. Pues bien, el consejero de Educación de la Generalidad catalana, Ernest Maragall, hermano del ex presidente socialista, ha puesto el grito en el cielo y ha acusado al líder conservador de 'excitar el miedo basado en el desconocimiento de la realidad de Cataluña'. El consejero 'de cuota', puesto a dedo por su hermano, olvida que según el artículo 3 del Título Preliminar de la Constitución española, la Carta magna, la Ley de mayor rango, 'el castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla', algo que en Cataluña, hoy, de facto, no se cumple, con total impunidad de las instituciones educativas y políticas de esta región española.


Temen que Rajoy lleve a cabo su compromiso porque saben que ellos están incumpliendo la ley flagrantemente con total descaro y con la pasividad de un Gobierno nacional débil y temeroso, hipotecado por sus sedicentes compinches políticos. Observando las declaraciones del cripto-nacionalista se desprende también algo criticado históricamente al nacionalismo identitario y fanático, y es que sólo ellos tienen el don y la virtud del conocimiento de sus territorios, en exclusiva, algo que es radicalmente falso. Es un argumento manido y repetido en el 'Manual del buen aldeanista'. 'Nosotros somos de aquí, ellos no', manifestó tajante en su día un pobre diablo como Arzalluz, al que llamaban 'el nazi' en los seminarios alemanes. Se creen en posesión de la única verdad, la absoluta, la suya, la nacionalista. Es una manera más de despreciar a los partidos de ámbito nacional que rechazan el nacionalismo obligatorio de estos iluminados. Más de la mitad de los ciudadanos catalanes tienen el español como lengua habitual, a pesar de la inmersión lingüística forzosa de la maquinaria educativa opresora del catalanismo cultural.

Según un estudio de la Asociación Convivencia Cívica Catalana (CCC),'la tasa de fracaso escolar de los alumnos hispanohablantes duplica al de los alumnos con lengua materna catalana, y se sitúa en el 42,62%'. Esta situación que perjudica gravemente al futuro de Cataluña y de España entera ha sido denunciada por muchos padres de alumnos, surgiendo incluso 'padres coraje' que se enfrentan a la Generalidad con tal de que se atienda su queja y para que sus hijos sean escolarizados en su lengua materna española. La Generalidad catalana se niega a aplicar la ley y las sentencias judiciales que amparan a los padres en Cataluña, ya que 'la norma sobre Política Lingüística recoge en su artículo 21 sobre la enseñanza no universitaria que "los niños tienen derecho a recibir la primera enseñanza en su lengua habitual, ya sea ésta el catalán o el castellano", y el punto 21.2 puntualiza lo siguiente: 'La Administración ha de garantizar este derecho y poner los medios necesarios para hacerlo efectivo'. Además, el punto 21.5 establece que el alumnado no debe ser separado en centros ni en grupos clase distintos por razón de su lengua habitual.

En Cataluña se siguen sancionando a los establecimientos que rotulan su negocio en español, una de las dos lenguas oficiales, incumpliendo de manera y forma escandalosas, con el beneplácito de los partidos progresistas y 'defensores de los derechos' de todos, la Constitución española y las leyes y sentencias. Con la victoria rotunda de Rajoy esta injusticia se acabaría por Ley. Amén.

No hay comentarios: